Visión general de los Cinco Sentidos

Las formas en que entendemos y percibimos el mundo que nos rodea como humanos se conocen como sentidos. Tenemos cinco sentidos tradicionales conocidos como gusto, olfato, tacto, oído y vista. Los estímulos de cada órgano sensible en el cuerpo se transmiten a diferentes partes del cerebro a través de varias vías. La información sensorial se transmite desde el sistema nervioso periférico al sistema nervioso central. Una estructura del cerebro llamada tálamo recibe la mayoría de las señales sensoriales y las pasa al área apropiada de la corteza cerebral para procesarlas. Sin embargo, la información sensorial sobre el olfato se envía directamente al bulbo olfatorio y no al tálamo. La información visual se procesa en la corteza visual del lóbulo occipital, el sonido se procesa en la corteza auditiva del lóbulo temporal, los olores se procesan en la corteza olfativa del lóbulo temporal, las sensaciones táctiles se procesan en la corteza somatosensorial del lóbulo parietal y el gusto se procesa en la corteza gustativa en el lóbulo parietal.

El sistema límbico está compuesto por un grupo de estructuras cerebrales que desempeñan un papel vital en la percepción sensorial, la interpretación sensorial y la función motora. La amígdala, por ejemplo, recibe señales sensoriales del tálamo y utiliza la información en el procesamiento de emociones como el miedo, la ira y el placer. También determina qué recuerdos se almacenan y dónde se almacenan los recuerdos en el cerebro. El hipocampo es importante para formar nuevos recuerdos y conectar emociones y sentidos, como el olfato y el sonido, con los recuerdos. El hipotálamo ayuda a regular las respuestas emocionales provocadas por la información sensorial a través de la liberación de hormonas que actúan sobre la glándula pituitaria en respuesta al estrés. La corteza olfatoria recibe señales del bulbo olfatorio para procesar e identificar olores. En total, las estructuras del sistema límbico toman información percibida de los cinco sentidos, así como otra información sensorial (temperatura, equilibrio, dolor, etc.) para dar sentido al mundo que nos rodea

📋 Indice del contenido
  1. Sabor
  2. Olor
  3. Toque
  4. Audiencia
  5. Vista

Sabor

Fuse / Getty Images


El gusto, también conocido como gusto, es la capacidad de detectar sustancias químicas en los alimentos, minerales y sustancias peligrosas como los venenos. Esta detección es realizada por órganos sensoriales en la lengua llamados papilas gustativas. Hay cinco sabores básicos que estos órganos transmiten al cerebro: dulce, amargo, salado, agrio y umami. Los receptores para cada uno de nuestros cinco gustos básicos se encuentran en células distintas y estas células se encuentran en todas las áreas de la lengua. Usando estos sabores, el cuerpo puede distinguir las sustancias nocivas, generalmente amargas, de las nutritivas. Las personas a menudo confunden el sabor de los alimentos con el sabor. El sabor de un alimento en particular es en realidad una combinación del sabor y el olor, así como la textura y la temperatura.

Olor

Inmagineasia/Getty Images


El sentido del olfato, u olfato, está estrechamente relacionado con el sentido del gusto. Los receptores olfativos de la nariz detectan los productos químicos de los alimentos o que flotan en el aire. Estas señales se envían directamente al bulbo olfatorio en la corteza olfatoria del cerebro. Hay más de 300 receptores diferentes que se unen a una característica molecular específica. Cada olor contiene combinaciones de estas características y se une a diferentes receptores con diferentes intensidades. La totalidad de estas señales es lo que se reconoce como un olor particular. A diferencia de la mayoría de los otros receptores, los nervios olfatorios mueren y se regeneran regularmente.

Toque

GOPAN G NAIR / Moment Open / Getty Images


La percepción táctil o somatosensorial se percibe por activación en receptores neuronales en la piel. La sensación principal proviene de la presión aplicada a estos receptores, llamados mecanorreceptores. La piel tiene múltiples receptores que detectan los niveles de presión desde el cepillado suave hasta la firmeza, así como el tiempo de aplicación desde un toque breve hasta sostenido. También hay receptores para el dolor, conocidos como nociceptores, y para la temperatura, llamados termorreceptores. Los impulsos de los tres tipos de receptores viajan a través del sistema nervioso periférico hasta el sistema nervioso central y el cerebro.

Audiencia

Fuente de la imagen / Getty Images


La audición, también llamada audición, es la percepción del sonido. El sonido se compone de vibraciones que son percibidas por órganos dentro del oído a través de mecanorreceptores. El sonido viaja primero al canal auditivo y hace vibrar el tímpano. Estas vibraciones se transfieren a los huesos del oído medio llamados martillo, yunque y estribo, que hacen vibrar aún más el líquido en el oído interno. Esta estructura llena de líquido, conocida como cóclea, contiene pequeñas células ciliadas que emiten señales eléctricas cuando se deforman. Las señales viajan a través del nervio auditivo directamente al cerebro, que interpreta estos impulsos en sonido. Los humanos normalmente pueden detectar sonidos dentro de un rango de 20 a 20,000 hercios. Las frecuencias más bajas se pueden detectar únicamente como vibraciones a través de receptores somatosensoriales, y las frecuencias por encima de este rango no se pueden detectar, pero a menudo pueden ser percibidas por los animales. La disminución de la audición de alta frecuencia a menudo asociada con la edad se conoce como discapacidad auditiva.

Vista

CaiaImage/Imágenes falsas


La vista, o visión, es la capacidad de los ojos para percibir imágenes de luz visible. La estructura del ojo es clave en el funcionamiento del ojo. La luz ingresa al ojo a través de la pupila y se enfoca a través del cristalino hacia la retina en la parte posterior del ojo. Dos tipos de fotorreceptores, llamados conos y bastones, detectan esta luz y generan impulsos nerviosos que se envían al cerebro a través del nervio óptico. Los bastones son sensibles al brillo de la luz, mientras que los conos detectan los colores. Estos receptores varían la duración y la intensidad de los impulsos para relacionar el color, el tono y el brillo de la luz percibida. Los defectos de los fotorreceptores pueden conducir a condiciones tales como daltonismo o, en casos extremos, ceguera completa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Visión general de los Cinco Sentidos puedes visitar la categoría Fisiología.

Si te sirvió este artículo, puede que te interesen los siguientes:

Subir