Nombres y Usos de Cristalería de Laboratorio

¿Qué sería de un laboratorio de química sin cristalería? Los tipos comunes de cristalería incluyen vasos de precipitados, matraces, pipetas y tubos de ensayo. Cada uno de estos contenedores tiene su propia forma y propósito únicos.

Índice temático
  1. Vasos de Precipitados
  2. Matraces Erlenmeyer
  3. Tubos de Ensayo
  4. Pipetas
  5. Matraces Florence o Matraces de Ebullición
  6. Matraces Aforados

Vasos de Precipitados

Estudio Yagi / Getty Images

Los vasos de precipitados son el caballo de batalla de la cristalería de cualquier laboratorio de química. Vienen en una variedad de tamaños y se utilizan para medir volúmenes de líquido. Los vasos de precipitados no son particularmente precisos. Algunos ni siquiera están marcados con medidas de volumen. Un vaso de precipitados típico tiene una precisión de aproximadamente el 10%. En otras palabras, un vaso de precipitados de 250 ml contendrá 250 ml + / - 25 ml de líquido. Un vaso de precipitados de litro tendrá una precisión de aproximadamente 100 ml de líquido.

El fondo plano de un vaso de precipitados facilita su colocación en superficies planas, como una mesa de laboratorio o una placa caliente. El pico facilita el vertido de líquidos en otros recipientes. Finalmente, la amplia abertura facilita la adición de materiales al vaso de precipitados. Por esta razón, los vasos de precipitados se utilizan a menudo para mezclar y transferir líquidos.

Matraces Erlenmeyer

Bogdan Dreava / EyeEm / Getty Images

Existen múltiples tipos de matraces. Uno de los más comunes en un laboratorio de química es un matraz Erlenmeyer. Este tipo de matraz tiene un cuello estrecho y un fondo plano. Es bueno para agitar, almacenar y calentar líquidos. Para algunas situaciones, un vaso de precipitados o un matraz Erlenmeyer es una buena opción, pero si necesita sellar un recipiente, es mucho más fácil colocar un tapón en un matraz Erlenmeyer o cubrirlo con parafilm que cubrir un vaso de precipitados.

Los matraces Erlenmeyer vienen en varios tamaños. Al igual que con los vasos de precipitados, estos matraces pueden tener o no marcado el volumen. Tienen una precisión de aproximadamente el 10%.

Tubos de Ensayo

Stuart Minzey / Getty Images

Los tubos de ensayo son buenos para recolectar y contener muestras pequeñas. Por lo general, no se utilizan para medir volúmenes precisos. Los tubos de ensayo son relativamente económicos en comparación con otros tipos de cristalería. Los que están destinados a calentarse directamente con una llama a veces están hechos de vidrio de borosilicato, pero otros están hechos de vidrio menos resistente y, a veces, de plástico.

Los tubos de ensayo no suelen tener marcas de volumen. Se venden según su tamaño y pueden tener aberturas lisas o labios.

Pipetas

Thanakorn Srabubpha / EyeEm / Getty Images

Las pipetas se utilizan para suministrar pequeños volúmenes de líquidos de forma fiable y repetida. Existen diferentes tipos de pipetas. Las pipetas sin marcar suministran líquidos gota a gota y es posible que no tengan marcas de volumen. Se utilizan otras pipetas para medir y administrar volúmenes precisos. Las micropipetas, por ejemplo, pueden suministrar líquidos con precisión de microlitros.

La mayoría de las pipetas están hechas de vidrio, aunque algunas están hechas de plástico. Este tipo de cristalería no está diseñada para exponerse a llamas o temperaturas extremas. Las pipetas pueden deformarse por el calor y perder su precisión de medición a temperaturas extremas.

Matraces Florence o Matraces de Ebullición

JulyVelchev / Getty Images

Un matraz Florence, o matraz de ebullición, es un matraz redondeado de paredes gruesas con un cuello estrecho. Casi siempre está hecho de vidrio de borosilicato para que pueda soportar el calentamiento bajo una llama directa. El cuello del matraz permite una abrazadera para que la cristalería se pueda sujetar de forma segura. Este tipo de matraz puede medir un volumen preciso, pero a menudo no se enumera ninguna medición. Los tamaños de 500 ml y de litro son comunes.

Matraces Aforados

Imágenes elementales / Getty Images

Se usan matraces aforados para preparar soluciones. Cada uno presenta un cuello estrecho con una marca, generalmente para un solo volumen preciso. Debido a que los cambios de temperatura hacen que los materiales, incluido el vidrio, se expandan o contraigan, los matraces volumétricos no están diseñados para calentar. Estos matraces se pueden tapar o sellar para que la evaporación no cambie la concentración de una solución almacenada.

Analista de Laboratorio

Subir